Intervención de César Rivero en el III Congreso Escolar de enfermedades raras